22 de noviembre de 2015

Pastel de rape y gambones para el Día de Reyes

¡¡¡Buenos días corazones!!!

Madre mía lo que os he echado de menos! Ya demasiado tiempo sin dedicaros unas palabras y sobre todo una buena receta para triunfar, ya sabéis, sencilla, ingredientes al alcance de la mano y resultonas a más no poder... Y como no, a poco más de un mes de las fiestas más especiales para mí desde que tengo uso de razón, las Navidades y el Día de Reyes (¡qué cerquita están ya!), os traigo un plato que es triunfar sí o sí, sale bien siempre y está taaaaaaan delicioso que va a ser una fiesta en vuestras mesas! Además, con ella participo en el concurso que organizan mi tienda de cabecera Claudia&Julia (os adoro chicos!) y Top Chef La Revista.


Mi propuesta para la comida del Día de Reyes es este pastel de rape y gambones que en mi casa es un éxito absoluto (y os da fe de ello una intolerante al marisco que c'est moi jajajajaj)


Esta receta es muuuy especial en mi vida, sobre todo por la Nochevieja de 2013. En Nochebuena la tomamos en casa y cosas del destino comenzaría Año Nuevo en La Mancha junto a una parte de mi familia entrañable para mí y sobre todo con mi Chache, mi tío del alma al que sería la última vez que

vería (un maldito cáncer se lo llevó de nuestras vidas 3 meses después dejando un vacío tremendo). Sabía que le gustaría así que para disfrutar es fin de Año preparé esta receta a mansalva y me lo llevé en nuestras vacaciones manchegas porque algo que quiero que sepáis es que recién salido del horno está riquísimo peeero al día siguiente muchísimo más, no hay color.

Y después de todo esto cogemos el delantal y ¡a los fogones! que vamos al lío!

Ingredientes
   Para la masa de 2 moldes rectangulares de 36x13
375 gr de harina normal (en mi caso panadera ecológica de El Amasadero
180 gr de mantequilla muy fría
90 gr de agua fría
2 cucharaditas de sal

   Para el relleno
Unos 750 gr de colas de rape en trocitos (habitualmente lo compro en Makro o Abordo congelado, la noche anterior lo pasamos a nevera y listo para cocinar)
15 gambones (si no sois alérgicos como yo, ponerle más que le da un sabor alucinante)
2 puerros hermosos
3 ajos
3 tomates maduros, para rallar.
1 bote de leche evaporada
Sal y pimienta
Aceite de oliva

Preparación:
   Para la masa
  1. Precalentamos el horno a 180º C.
  2. En un bol ponemos la harina y la mantequilla en taquitos muy fría y mezclamos. Añadimos la sal y el agua fría e integramos, no demasiado. Dividimos la masa en 2 y extendemos cada parte en su molde, con los dedos hasta cubrirlo bien, haciendo hincapié en las ondas y esquinas. Colocamos papel aluminio y unas lentejas para evitar que suba en el horno.
  3. Horneamos 20-25 minutos. Retiramos el papel y volvemos a meterlos en el horno unos minutos más para que se dore y quede crujiente ummm!


   Para el relleno
  1. Precalentamos el horno a 180º.
  2. En una cacerola amplia vamos a darle una vuelta a fuego fuerte a los gambones un par de minutos por cada lado con un poquito de aceite de oliva. Reservamos. Lo que nos interesa es el fondo de la cazuela... saaaabor!
  3. Troceamos finito los puerros y los sofreímos hasta que se doren junto con los ajos picados. Añadimos los tomates rallados, punto de sal y rehogamos todo junto. 
  4. Limpiamos las colas de rape, las preparamos en trocitos y hacemos lo mismo con los gambones. Reservamos.
  5. Ahora añadimos la leche evaporada al sofrito y a fuego fuerte lo tenemos unos 15-20 minutos removiendo.
  6. Es el momento de añadir el rape y los gambones. Salpimentamos. Los dejaremos unos 5-10 minutos.
  7. Rellenamos nuestros moldes y nos vamos al horno, vais vigilando los pasteles, empiezan a coger un tono precioso y el relleno empieza a burbujear. Encendemos el grill los últimos minutos para darle el toque final.


Et voilà!


#sinpalabras ... Un sabor delicado e intenso...



Un plato que vestirá ideal en vuestras mesas y dejará alucinados a vuestros comensales...


Notas:

  • Esta es la versión más light de la receta, jejej, la que podemos permitirnos todo el año. Ahora, si quieres cremosidad extra en el relleno utiliza nata para montar en vez de leche evaporada.
  • Si no tienes gambones en el congelador con las gambas pequeñas peladas del super en la zona de congelados sale muy rico también!
Por mi parte nada más, estoy super feliz de volver a estar entre vosotros, gracias por seguir ahí a pesar de la ausencia  y esperando que os guste muchísimo!

Besitosssss,


blog photo firmablog_zps49061199.png