15 de noviembre de 2014

Red Velvet Bundt Cake (sin azúcar) y el cumple de mi hermana

Red Velvet Bundt Cake sin azúcar

Un Red Velvet siempre es un una buena opción, siempre gusta y resulta tan vistoso ese rojo intenso, denso, con vainilla a mansalva y chocolateado... que cuando mi herma pequeña decidió hacer una mega cena para celebrar su cumple, lo tuve clarísimo para su tarta... ¡Red Velvet Bundt Cake!
Aprovecho la ocasión del National Bundt Cake Day que se celebra hoy, como cada 15 de Noviembre, para compartir con vosotros el Red Velvet Bundt Cake de mi hermana, con el que además participo con Bea y Mara de I Love Bundt Cakes en este día tan especial! porque además es sin
azúcar, tanto el bundt como el chocolate, así que no hay excusas, está riquísimo!

Un bundt cake es un bizcocho húmedo, esponjoso, muy intenso de sabor, que se hornea en moldes de aluminio con una chimenea central cuya misión es hacer que el aire circule por ella y produzca un horneado uniforme por toda su superficie. Nordic ware comercializa estos moldes que son una maravilla! loca me tienen #unaperdición, sus formas y aristas imposibles los hacen... #adictivos! cuando tuve la oportunidad de comprarme uno (no lo vamos a negar, son caros, pero la relación calidad-precio-resultado espectacular... es única) escogí el modelo fleur de lis por el buen recuerdo de mi Florencia del alma (la flor de lis está en su escudo y una, como buena quasi-florentina pues no lo pude remediar!)Aunque este año caerá mi favorito del mundo mundial! el heritage!


Bueno que me despisto, de la gran Bea Roque saqué la base de mi Red Velvet así que ya... ¡vamos al lío!

Ingredientes:
250 ml de buttermilk (lo vamos a hacer casero)
240 ml de aceite de girasol
3 huevos L
1 cucharadita de vinagre
2 cucharadas de colorante rojo (Poppy Red de Sugarflair)
1 cucharada de vainilla en pasta
350 gr de harina
175 gr de edulcorante sin azúcar Dayelet
Media cucharadita de sal
1 cucharadita de bicarbonato
40 gr de chocolate Valor sin azúcar en polvo.

Preparación:
  1. Precalentamos el horno a 170º calor arriba y abajo y si tienes ventilador perfecto!
  2. Preparamos el buttermilk mezclando 235 ml de leche (semidesnatada en mi caso) con 15 ml de zumo de limón. Dejamos reposar (cuidado no os recomiendo probaro porque está malísimo #lavozdelaexperiencia)
  3. Vamos a batir el aceite, el buttermilk, los huevos, el vinagre, el colorante rojo y la pasta de vainilla hasta que esté bien integrado todo.
  4. Tamizamos los ingredientes secos 2 veces. Y vamos añadiendo en 3-4 veces a la mezcla líquida, poco a poco, esperando a que esté bien mezclado lo anterior. La idea es que nos quede una masa homogénea, sin grumos.
  5. Engrasamos muy bien el molde, una de las claves del éxito la tenemos aquí, con spray desmoldante es más sencillo pues llega a todos los huecos y recovecos.
  6. Volcamos la mezcla. Debe haber quedado lo suficientemente líquida como para volcarla en un punto del molde y que vaya cayendo y rellenándolo por la acción de la gravedad. Cogemos el Nordic por el borde y lo sacudimos 2 veces, sobre la tabla de la cocina o encimera, por si ha quedado alguna burbuja de aire atrapada al caer la masa.
  7. Horneamos sobre rejilla a media altura (muy importante! para que el aire circule por la chimenea del Nordic, unos 40 minutos, pero iremos pinchando con un palito de para comprobar, hasta que salga limpio.
  8. Con la puerta del horno abierta, dejamos reposar 5 minutos. Lo sacamos y sobre una rejilla lo dejamos enfriar 10 minutos boca abajo. Cogemos el molde, lo sacamos y terminamos de enfriar nuestro bundt sobre la rejilla. Veremos que el molde sale solo, sin problemas.




Para acompañarlo hice una salsa de vainilla, con leche, edulcorante y pasta de vainilla, a ojo, y lo regué por encima...



¡Feliz día del Bundt Cake! Un mega abrazo!

blog photo firmablog_zps49061199.png
P.D. Gracias y más gracias por estar al otro lado! Muuuuuuaksss corazones!!